Negocios, imagen y ciudades espejo.

Benedicto XVI es el nuevo Papa, me gustaría equivocarme pero la verdad un hombre con parkinson y a la edad de 78 años, durara máximo diez años, apartando de un lado sus ideales, lo progresista o no progresista que pueda ser, cosa que me hace bastante gracia, aun no he conocido a ningún cura progresista pero parece que haberlos los hay, supongo que será como las “brujas” que quemaban en épocas pasadas. Pero lo que me importa a mí, es el tema siguiente, los cardenales que están hechos unos linces han visto que en estas dos semanas de entierros, dudas, misas, lloros y demás parafernalia carroñera han sido el centro de atención de los cristianos y los no cristianos, vamos que tokiski se interesaba un poco, por muy ateo o anti-eclesiástico que sea, del tema papal. Además los que son adeptos a eso de la fe, la iglesia y tal y cual habrán ido si sus medios se los han permitido a la plaza de San Pedro, así que una vez allí a comprar recuerdos del viejo Papa, del nuevo, del que ha hecho la transición… a lo que quiero llegar es que la iglesia gracias a sus ovejas, lo dicen ellos mismos calificando a su gente como rebaño, ha hinchado más sus humildes arcas, así que han pillado por banda al alemán porque no quieren esperar tanto tiempo hasta el próximo, y nos libren porque es con toda la buena fe. Pero lo malo no es eso, pues todo el mundo tiene derecho a buscarse la vida para comer, hasta los curas.

Lo malo, lo tétrico del asunto es que antes se gastaba el rebaño que ellos tanto adoran en cosas con más o menos cultura, libros con ilustraciones de la capilla sixtina, textos explicativos, visitando museos, edificios, iglesias, catedrales que rodean todo el puñetero Vaticano, ahora lo más de lo más es comprarse una camiseta con la foto aérea como queriendo reflejar que uno a “meado” allí, o más actual seria la foto del Papa fallecido y debajo un rotulo en negro sobre fondo blanco con una leyenda del tipo “Siempre en mi corazón” en latín para que quede más fashion. Eso me dio que pensar, y estoy prácticamente seguro de que un tiempo a esta parte, no me atrevo a fijar años, las futuras generaciones si tienen más sentido común que los que aquí estamos ahora, nos recordaran en su gran mayoría como una época donde imperaba la mediocridad. Un ejemplo es en que se están convirtiendo las ciudades, en vez de centro de congregación para la convivencia entre personas donde en muchos casos servia como caldo de cultivo para avanzar, progresar y cultivarse como persona. Ahora parecen como grandes escaparates que se muestran al resto del mundo, para que la gente de ese resto sepa lo maravillosa que es esa ciudad y que bien que viven sus habitantes. No hace falta irse muy lejos, en esta España hay cientos de casos pero centrémonos en dos ejemplos muy distintos entre sí, pero que llevan al mismo objetivo, son Sevilla y Valencia.

Sevilla parece y lo digo desde la distancia, contenta de mostrar al resto de la humanidad que viven llorando año tras año la virgen de no sé quien pasando a las tres de la madruga, riendo en la feria de Abril, con los toros mansos, discutiendo y matándose a hostias con su Betis y su Sevilla de fútbol, en vez de enseñar al mundo de qué hubo un tiempo en que todo lo que se movía entre Sudamérica y Europa pasaba por sus aranceles. Que era la ciudad más importante del mundo porque movía una cantidad de dinero inmensa, que tenía una cultura de señorío en la gente no en formas pero si en fondo que ahora ha quedado olvidada. Que esta repleta de museos, de lonjas, iglesias, catedrales, esculturas y edificios históricos que literalmente se mueren de asco, porque los guiris que en este tiempo tanta náusea como beneficio les producen a los nativos les importa una mierda a estas alturas de la película quien fue ese señor que tiene una estatua, y se quedan como mucho con Caracol, Curro Jiménez, las sevillanas y la gracia y el salero que tiene la gente de esa parte de España.

Por otro lado tenemos a Valencia, al contrario que Sevilla, esta quiere dar al mundo una imagen de modernidad que hace aguas por los cuatro lados, solo con pisar el aeropuerto ya se sabe, que alguien miente… por un lado parece que esta ciudad no haya tenido historia, es como un pasaje sin importancia para sus representantes, lo que les importa es mirar al futuro que me parece dicho sea de paso muy loable si se hace de forma coherente y si se tiene en todo momento presente la conciencia de saber de donde vienes. Pero no, aquí tiran como caballo salvaje, arramblan con todo para crear edificios o “ciudades” teóricamente vanguardistas que dan risa, y dan risa porque todos los edificios importantes no se construyeron en menos de diez años y me da igual lo mucho que se haya avanzado en construcción, quien tenga dos dedos de frente sabrá que no me refiero al edificio en si.

El ejemplo más irrisorio es “la ciudad de las artes y de las ciencias” he visitado dos de los cinco edificios de los que consta. El primero fue “el museo de las ciencias” y me lleve una imagen pésima, porque si es de alabar el intentar acercar la ciencia a la gran masa social, la forma de hacerlo es patética y de muy mal gusto, aquello acaba convirtiéndose en un patio de colegio en que los niños tocan sin ton ni son, sin entender nada de lo que hacen y sobretodo sin entender porque se produce esa reacción a su acción; y el segundo fue “el oceanográfico” del cual me esperaba mucho más y todo lo que vi esta ya por norma general en cualquier gran urbe. Para mas inri esta la copa América, que poco menos que parece según mi querida Canal9, un deporte nacional, para al final enriquecerse, y digo enriquecerse no encontrar trabajo para dos años, los mismos de siempre… Calatraba, Zaplana y cia. me temo que esta bonita ciudad acabara pareciéndose a una gran ciudad americana donde sus máximos exponentes ante el mundo son sus grandes rascacielos porque carecen de historia, que será buena, mala, con victorias y con derrotas, con cagadas de sus políticos y grandes obras de sus hombres de la cultura, pero historia al fin al cabo. Por muy reacio que sea a Ausiàs March lo preferiré a un Empire States. Hasta algo tan viejo, como las ciudades acaban siendo todo imagen y memez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: