El cuento de nunca acabar

Me explico, es siempre lo mismo, la misma historia, con el mismo final en todos los casos, lo único que cambia son las formas, las herramientas, el lenguaje, las épocas, pero siempre terminan por conseguir la victoria los mismos, el imperio. No viene de ahora, en toda la historia de la humanidad ha habido un imperio dando por saco, como ha habido diferentes formas de tratar al imperio, bien muriendo de pie defendiendo tus creencias, que malas o no, serán licitas o bien agachando la cabeza y meando en el océano.

Generalmente el imperio quiere todo lo que no tiene, y una vez que lo tiene, quiere pasar a tener lo que nunca puede tener, la conciencia, la sabiduría, el aplomo, la dignidad, la nobleza de cada uno de los que se prestan a morir de pie o como mínimo a ponerse de perfil y bien cerca de la bestia. Para ello utiliza herramientas que paradójicamente se crearon para joderle un poco, para hacerle sangrar la nariz, a los señores de botón y paraguas protege todo. La imprenta, los periódicos, los libros, los panfletos, el teatro, la música, la poesía, la pintura, la escultura, la televisión… el último de estas herramientas es Internet, se han dado cuenta que es algo más que la reunión de cuatro colgados informáticos, qué en su mejor cara es una nueva forma de comunicar, expresar, interrelacionar, culturizar, aprender… también y por ahí meten mano sabedores de qué para la gran mayoría les servirá como excusa, tiene una cara mala, miserable y vergonzosa pero qué no es más qué el espejo cruel de la sociedad occidental o del primer mundo o como puñetas le quieran llamar.

Así que más tarde o más pronto se harán con él, habrán que lucharan, seguirán habiendo partes decentes y honrosas, pero la mayoría sé ira convirtiendo en más de lo mismo pero en otro formato. Lamentablemente esos que se resistan, a poner vallas al campo, serán despreciados y aislados por las potentes herramientas de las que ya dispone el imperio. Y vuelta a empezar, se creará otra herramienta maravillosa en que toda una generación creerá en ella, comenzará a ser vista como un bicho raro pero cuando se quiera dar cuenta el imperio tendrá frente a él a un inmenso monstruo, y de las patadas al estomago qué reciba, hagan qué sangré por la boca. Pero reaccionará, pondrá en funcionamiento su perfecta maquinaria y se lo acabará comiendo con patatas.

La poca gracia que tiene esto, es qué cada vez el imperio se hace más grande y voluminoso, hasta qué sea tan grande que estalle en mil pedazos y todo el chiringuito se vaya a paseo. Pero visto lo visto, todo acaba defraudando, todo acaba siendo en el fondo lo mismo, pero si sabemos el final, por lo menos hagamos qué esta vez le sangre un buen rato la nariz a este miserable y añorado hijo de puta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: