Putas y sus hijos a las once a punto eme

Tenía pensado escribir sobre el estatuto catalán, tenia pensado escribir sobre el archivo de indias, tenia pensado escribir sobre las modelos de polvos blancos, tenia pensado escribir y luego pasar el día viviendo entre cervezas, practicas de la universidad y noche placentera y relajada con unos colegas. La parte de las cervezas y la noche, no se descarta en absoluto pero uno se levanta, decidido a leerse las noticias, opta por el archivo de indias entre el abanico de posibilidades que se había confeccionado uno mismo, cree que es un tema interesante y que esta de actualidad debido al cese de su directora recientemente y que ejerció brillantemente en los últimos nueve años. El proceso es simple, lees la noticia, echas mano de la historia, sacas la magia del teclado, un momento de inspiración y en un plis-plas tienes el articulo finiquitado.

Esa era nuevamente mi intención para esta mañana, una vez recapitulado todo, me he dicho: “venga, almuerza mientras sacas punta al tema y luego lo escribes tranquilamente”. Y en efecto, he ido ha almorzar, pero hoy algo ha fallado, bajaba media hora más tarde de lo habitual, lo que ha implicado que me he comido el buen bocadillo de tortilla a caballo entre el fin de “la mirada critica” y “el programa de AR”.

“El programa de AR” se lleva la palma, es un cóctel de noticias tan variopintas y tan mal expuestas que es fácil que la Maruja de turno acabe confundiendo la realidad y termine riéndose al ver a los guardias civiles dar de hostias a un subsahariano y llorando de la emoción por la brillante retórica de putos, putas e hijos de puta que usa el ilustrado del conde Lequio mientras los otros cacarean al escuchar esas palabras en un plato de televisión. Como aun me queda buen gusto he presenciado lo justo y necesario, si, podía haber cambiado pero había que levantarse de la mesa y total he supuesto qué me encontraría la misma mierda pero de otro color.

El primer plano, como no, es el de la vieja torda AR con sonrisa angelical diciendo los buenos días a sus fieles espectadores y espectadoras. El resumen del programa era de esos que dices: “o son subnormales o es una broma” inmigrantes, operación triunfo, cotilleo, marujeo, puterío barriobajero, política apolítica y pan con zanahorias como plato del día; además la pájara muy contenta ella alumbraba al mundo que se sentía una privilegiada al tener como invitados a Chayanne y a un hijo, no sé sí putativo o no, de Julio Iglesias. Luego daba paso a un vasallo suyo, y comenzaban a hablar del programa de los “triunfitos”, a cada cual de los contertulianos más experto de música, destaca el citado anteriormente Lequio, una morena maciza de muy buen ver pero se le veía cortadilla y sin mucha idea, dos que no sé que pintaban ni quienes eran y dos pseudo-periodistas, de titulo pero no de manos, que se dedicaban a armar follón para que se les renueve el contrato a final de semana.

Lastima que llegado a este punto, el bocadillo estaba en las ultimas, no tenia más hambre, así que he recogido, he pillado el trozo de pan y he ido a dárselo al chucho. Y mientras mi perro se relamía… yo pensaba, joder cuanto puto, puta e hijo de puta anda suelto por el mundo, al cajón de artículos pendientes que se va el escrito sobre el archivo de indias hoy ya tengo de que escribir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: