Punto de partido

“Match point”, la última película que llega a este país de Woody Allen. Y se le puede catalogar como obra maestra, por su historia, por su guión, por sus escenas no vistas, por su rapidez sosegada, por los personajes, por la visión fría del mundo de alta sociedad, por la crueldad del ser humano, por tratar temas tan interesantes como la pasión, el amor, el miedo a dejar de tener, el egoísmo del débil frente al convencimiento del fuerte.

Todo ello sin una gota de más, y sobretodo sin ningún juicio estúpido de valor, de qué esta bien, mal o regular. Antes de entrar a discurrir sobre débiles y fuertes, me quiero congratular una vez más con Scarlett Johansson, porque es una actriz de otra época, propia de los cincuenta o sesenta, esa mirada, esa forma de coger el cigarro y esa forma de mostrarse confusa o enfadada… si se aparta de proyectos cutres como “la isla” y hace películas interesantes y con papeles en que ella pueda exponer su calida frialdad, se convertirá en una de las más grandes actrices de todos los tiempos.

No voy a desnudar la película, tendrán que pagar religiosamente su entrada si quieren saber como acaba y empieza la historia. Pero si quería comentar, sobre lo que hacer girar toda la película, es el egoísmo añadido, todos somos egoístas, el hombre por naturaleza es egoísta, cruel y despiadado, pero este egoísmo se acrecienta si de la noche a la mañana te ves en un mundo nuevo, hermoso, lleno de cosas que te gustan, donde llaman trabajo a firmar unos folios y estas rodeado de gente interesante y educada. Si añadimos que antes de ese mundo nuevo, te las veías putas para poder tener todo lo que te satisfacía y te tenías que conformar en leer bibliografías de bolsillo de los grandes compositores de música clásica porque no podías permitirte su música, como le pasa al protagonista de la película, entonces ese sentimiento florece en tu interior.

Y al mínimo temor de que todo lo que has conseguido, de forma loable o no, se vaya al carajo harás cualquier cosa para que ello no ocurra. Y no existirá amor, deseo, sentimiento mayor a la necesidad de volver a sentirte seguro dentro de esa burbuja tan bien acomodada que te has fabricado. Por eso no me pareció un final sorprendente, no porque sea más listo que nadie, sino por las miradas, gestos y diálogos que va entonando el actor principal, Jonathan Rhys-Meyers, desde el deseoso dialogo post-prueba de actriz, hasta el “en Cerdeña” hay un proceso de posesión de algo tan irreal como un tipo de vida que le acaba envenenando… aunque… que levante la mano quien este libre de ese mal, ese sucio egoísmo.

Anuncios

2 respuestas a Punto de partido

  1. Jeff Pioquinto,SJ dice:

    muy bien. you have a nice blog. thanks.

  2. Frozen dice:

    Queda apuntada la película, iré a verla en cuando puedo. Lo cierto es que ya pensaba ir a verla, pero después de tan apasionada crítica a favor, me muero de ganas por disfrutarla. Como siempre, un placer de blog. Sigue asi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: