Háganme un favor, no me toquen el jamón

La última es mezclar espárragos y pimientos con perico del bueno, vaya del que proviene de Sudamérica, del de toda la vida, de ese que gracias a su comercio vive medio país de forma directa y la otra mitad de forma indirecta, eso sí, nadie sabe nada del asunto porque tanto allí, como aquí, todo el mundo trapichea pero nadie habla de ello.

El destino del envío era Inglaterra, tierra de los Beatles, los cerdos meando en la calle y gente que solo dice algo más fuckiin, país que les pica mucho la nariz, no en vano son los principales consumidores de la plantita, pero esta vez se han quedado con las ganas. Pero a mi lo que me impacta no es eso, día si día también pasa eso, barcos que entran y salen con cosas y añadidos.

Lo que tiene guasa es con lo que viajaba, entre latas de espárragos y pimientos, supongo que pensarían que por el olor los sabuesos lo pasarían por alto, lastimosamente para ellos, la policía no necesito de los chuchos para encontrar el material, lo sabían de antemano. Parece ser que la coordinación entre policías de varios países europeos surge efecto. Pero bueno, a estas alturas de la película no lancemos las campanas al vuelo y menos con los polis y menos aun si son de europea, que si meten de hostias dicen que se les ha ido la hoya definitivamente y si dejan hacer es que son unos blandos. O sea que tienen que hacer su misión de forma pacifica, democrática y con talante, mucho talante.

Pero realmente donde yo le encuentro el sentido a la noticia, a escribir sobre ella ha sido el empezar a recordar todo tipo de productos que se han utilizado para mezclar u ocultar el perico, hagamos memoria chicos; con pimientos, espárragos, tomates, patatas, dentro de televisiones, en los tubos huecos de las bicicletas, en ladrillos, café, chocolate – que cachondos fueron estos – todo tipo de especias… en fin que los chicos no se privan de nada y utilizan cualquier cosa para llegar a buen puerto con el cargamento y no ser pillados. Claro luego, están los chapuceros que lo meten en un sitio oscuro del barco, o del camión en cuestión y son cogidos con las manos en la masa a la primera de cambio porque los perritos nunca fallan.

Y bueno visto, como vamos, que ya no hay respeto por nada, me veo cualquier día unos dos mil kilos de nieve ocultadas entre medio de jamón de pata negra. Así que desde este humilde lugar, invito a todos que firmen para qué ningún narcotraficante en su beneficio haga uso de los jamones. Sería algo de muy mal gusto y además si piden firmas para cosas tan estúpidas como que deje de cantar Alejandro Sanz, ¿Alguien escucha los discos de Alejandro Sanz?, o por la reposición de programas televisivos… y que demonios si se manifiestan por una educación digna y hasta los que tienen más derechos que todos se siguen manifestando, hablo de esos de las sotanas, ¿Porque no lanzar un grito de guerra por la conservación de un jamón limpio, puro e intacto, fiel a su historia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: