Tienen que tener tablas…

Porque sino les trincan a la primera de cambio. Me refiero a los que se dedican a trapichear, hablando claro, a los que se dedican a vivir de las drogas. Y digo lo de las tablas, porque ayer leía una noticia curiosa, resulta que una pareja de la guardia civil pillo a un mozo holandés que llevaba una sorpresita tal que resulto ser el mayor numero de pastillas en lo que llevamos de año, y lo pillaron por intuición. Si, vamos a ojo de buen cubero, vieron que un coche se paraba en el arcén de la autopista con un joven de pelo rojizo y pecas en la cara muy nervioso y no paraba de sudar y de mirar a la tierna pareja de verde.

Esta claro que también hace la experiencia de los susodichos guardias o guardios civiles, pero fíjense, que si el mochuelo no le hubiera entrado la neura, hubiera pasado tan feliz hacia su destino. Más que nada porque nadie sabia un pimiento de ante mano, no había ni control ni nada de nada, solo estaban allí para poder llegar a fin de mes, o sea para poner multas por exceso de velocidad o derivados a diestro y siniestro. Y el pobre desgraciado se tuvo que parar junto a un par de tricornios, estos al guiparle en tal estado y viendo que no se largaba le fueron a pedir la documentación, que si pasaporte, que si seguro del coche, que si permiso de conducir… al ver que el chico no se tranquilizaba y sus sudores iban en aumento, le pidieron que abriera el maletero, a estas alturas los de verde ya se olían algo, el pobre holandés ya veía reencarnado en ellos al mismísimo Conde duque de Olivares. Una vez abierto el maletero y visto que no había ningún cadáver, se pusieron a indagar, y algo no les cuadraba… en efecto, la rueda de repuesto no era del modelo correspondiente al del vehiculo, provenía de otro coche, el chavalote ya estaba hecho un flan y maldiciéndose de su mala suerte y lo gilipollas que lo habían hecho.

En resumidas cuentas, le trincaron de arriba abajo, más que nada porque se notaba un poco las ciento cincuenta mil pastillas que había en el interior de la rueda, todas ellas en bolsas, digamos que deformaban un poco el aspecto de la rueda en cuestión. Y claro, a ver, yo no digo que no este bien esto, me congratulo como el que más, ojala hubieran más guardias civiles avispados y no encabronados, y también más camellos del tres al cuarto que no sepan en qué y dónde juegan.

Así que me preguntaba yo… ahora que hay módulos de formación profesional, ¿Porqué no hacer uno para este gremio? Con esta medida nos ponemos todos contentos, seguro que le pueden hacer un huequito en esa magnifica ley de educación llamado LOU o LOGSE o ESO o como diablos se llame la puñetera nueva ley. Para que toda la sociedad se vea beneficiada ipso facto, además seria otra buena muestra de talante, ya que cada vez que inician controles especiales en los puertos y/o aeropuertos lo anuncian en los telediarios para que todos se enteren, el próximo paso es educar adecuadamente a camellos y compañía a que realicen su trabajo de forma eficaz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: