En otro tiempo en otro lugar

¿Han jugado alguna vez al juego de Grundy? También se le conoce como el de las monedas, bien, se lo explico, una pila de monedas, dos jugadores, el objetivo es ir dividiendo esa pila de monedas mientras haya alguna moneda que no se quede sola al hacer la división. No es muy entretenido la verdad, es una de las sandeces que se enseñan en una ingeniería, bueno dejando a un lado el grado de divertimento del juego, tiene una particularidad interesante, si se juega con una pila inicial de cinco monedas, siempre gana el mismo, el que comienza la partida. Por cierto se omite un juego de solo tres monedas al ser demasiado directo.

Vamos que si tu adversario es un merluzo y siempre eres tu quien comienza, ya se puede calentar la cabeza el hombre que escoja la jugada que escoja acabara con el mismo final.

Toda esta monserga viene por que visitando un magnifico blog como es escolar.net me encontré con esto y esto, y a uno le da por reírse de unos y de otros. Es de otro tiempo y parece de otro lugar, pero si intercambiamos un par de siglas, encajaría perfectamente en este tiempo en este lugar. Son las desventajas de tener memoria que uno no se deja engañar tan fácil… otra de traca es el referéndum, ahora parece que para todo quieren preguntar “a la gente de la calle”, me pregunto por qué no tuvieron ese afán cuando decidieron llevar a alta mar el Prestige o cuando llevaron tropas hacia Irak o hacia Afganistán mismamente, igual de roñosa me pareció una invasión que otra aunque la segunda a ojos de muchos les pareció menos injusta.

Lapido, autor del disco que tiene el mismo nombre que este post, en el corte que da titulo a su álbum dice:

El cielo arde sobre nuestras cabezas

Alguien nos quiere asustar

Tal vez bebimos vino con Julio César

O le clavamos puñales.

Mientras espero el tren que me lleva

A los suburbios del mundo real

Cierro los ojos y todo concuerda:

También fui santo y criminal…

En esos suburbios como bien narra José Ignacio Lapido todos son lo mismo, un día santo, otro criminal, un día se les llena la boca con la palabra “nunca máis” o libertad de expresión, y otros les da por dejar quemarse un bosque de cuatrocientos años de historia o por echar a un militante de su partido por decir que a él le mola el royo del estatuto. Lo que empieza a joder ya la marrana es que se empeñan en creer que todos son tontos – como ellos – y que pueden cambiar de discurso sin que nadie se acuerde de sus actos, por ahí ya no se la cuelan a mucha gente, es lo que tiene vivir con ellos veinticinco años, les acabas encontrado todos sus defectos voluntarios, siempre ganan ellos como en el juego de las cinco monedas, a ver cuando nos cansamos de jugar.

Anuncios

Una respuesta a En otro tiempo en otro lugar

  1. Gyoni dice:

    Surfeando por la red, una ola me ha arrastrado a este blog, me ha parecido muy interesante, espero volver a visitarlo pronto. Si quieres puedes visitar mi Blog. Una minúscula gota de agua en el oceano de los blogs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: