Cuatro, trece

“When your number is not up” – primer corte del extraordinario disco de Mark Lanegan titulado Bubblegum – cuando tu número no sube, todo es más difícil. En cambio cuando sube peldaños a velocidad exponencial, parece que la gente te sonríe, las flores se levantan para saludarte y los ancianos parecen más erguidos, la tierra no les llama con tanta fuerza hacia la muerte. Te olvidas de que siguen habiendo injusticias mientras tu número sube. Porque al fin y al cabo somos números, nos hemos autoproclamado una sucesión de dígitos para definirnos en un conjunto gigantescamente finito llamado sociedad. Ahí tenemos el DNI, el número de la seguridad social, el número de clase, las notas, las calificaciones, las medidas corporales, la media, la desviación típica… nos es más fácil expresarnos con números que con palabras, el número te significa hacia algo, la palabra puede llevar a más equívocos, además de que requiere de más tiempo, más cuidado, menos saliva y menos masa encefálica para al fin y al cabo querer decir lo mismo. Vivimos en una sociedad suciamente probabilística y saciada de cifras que secuencian la vida, desde el nacimiento, pesa dos kilos novecientos gramos, hasta que te meten en un ataúd de roble de setenta años de edad para que te coman los gusanos bien a gusto.

Curiosamente cuando el numerito empeora o simplemente se mantiene, como dice Lanegan, cuando tienes que pasar miles de páginas para encontrarte, cuando antes del digito aparece un signo negativo, recurrimos a las palabras, a los matices, a las explicaciones.

Cuatro, trece corresponde a las horas y minutos dormidos la noche antes de un examen, en este caso era un examen pero lo pueden extrapolar a cualquier actividad, depende del resultado de éste, los números significaran alegría, alivio, que mereció la pena no dormir tantas horas; en cambio si se tuerce la “cosa” los dichosos dígitos, cuatro trece, significaran que fueron insuficiente e incluso que total para suspender mejor hubiera sido dormir las ocho horas de toda la vida del señor. Es curioso, porque su significado dependerá de otro digito, la nota del examen, y este probablemente dependa de otro, por ejemplo, si el número de ansiolíticos que se ha tomado es mayor o menor al número de coitos que ha efectuado el profesor que nos corrija el examen. Y sucesivamente hasta el infinito.

Es bastante gracioso que algo tan concreto e insignificante como un número produzca emociones, sentimientos en las personas, pero bueno así esta montado el chiringuito y no quiero ni pienso cambiarlo. Ahora bien, otra cosa bien distinta es que quieran reducir los sentimientos, las emociones de las personas en números, en probabilidades y en listas de cotizaciones para saber si hoy toca que te saluden las florecillas o te muerda el chucho del vecino. Ahí el oscuro pasa a ser negro putrefacto, el número a ser una arma arrojadiza donde marca continuos mínimos, que si no los sobrepasas no eres nadie y aparecen las dependencias absurdas para no estar en la franja por debajo del mínimo, que cada vez es más alto y la vida se convierte en una sucesión ascendente hacia la majadería masiva.

Anuncios

7 respuestas a Cuatro, trece

  1. Frozen dice:

    Interesante artículo y muy cierto. Los números nos dominan, nos guste o no. Yo insisto en que en el Álgebra de Boole y las matemáticas hay que buscar respuestas a la vida. De hecho, la respuesta a la vida es 42, un número :P

    Sigue así, que esto va mejorando poco a poco más si cabe.

  2. cecilia_lisbon dice:

    Pi = 3.1415926535 8979323846 2643383279 5028841971 6939937510 …

    Sólo un número. Un número infinito. Y tienes razón, los números no engañan. Porque no hay dos números iguales. Pero palabras iguales hay demasiadas.

    (Me ha hecho mucha ilusión lo de Patti Smith ^___^)

  3. ipstenea dice:

    ay nene no te quiero corregir demasiado, pero me acabo de dar cuenta despues de volver a leer esto a ver si era capaz de firmarte algo….el primer corte de ese disco se llama “When your number isn´t up” personalmente prefiero tu nombre q es más optimista pero esq la canción no es nada optimista. Enfinss eso te pasa por recomendarme discos, q lue cuando los escucho como me gusten me hago más friki q tu xDDD

    En cualquier caso, la vida siempre tiende hacia la majadería masiva…al final salvese quien pueda….

  4. Casshern25 dice:

    Al final será cierto eso de más papistas que el papa… bueno errata subsanada con un poco de recursos literarios XD

    Y si, la majaderia es la unica puerta que nos han dejado, o nos quieren dejar abierta.

  5. pcbcarp dice:

    Es que los majaderos sufren bastante menos: de eso se trata, creo

  6. Löla dice:

    ¿Que no es apasionante lo de los números? ya te digo si lo es, lo único que Einstein se nos flípó una miaja y dijo que tanta perfección sólo podría estar regida por Dios, yo mantengo que en todo caso estaría regido por una calculadora.
    (El número más bonito que estudié yo fue el número aureo ^^)

  7. Matematico dice:

    Que numero seria un orgasmo? Y una mujer bonita? Como se codificarian en el mundo numeriano del que cashern nos habla? El papa seria un cero a la izquierda :) lo tengo claro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: