Pequeñas anécdotas de la “España profunda”

Antes de ponerse correctos, indignados, asombrados ante lo que vais a leer, deciros que están de sobra esas actitudes porque mis queridos compadres como lo sé yo, lo sabéis vosotros y la vecina del quinto, que no se quiera ver es otra cocina en la que no me voy a meter.

En este país donde el deporte esta gobernado generalmente por caciques y sujeto por ignorantes, en el que el último esperpento es Manuel Ruiz de Lopera, exponente perfecto de lo que es la “España profunda” de curas, procesiones y a la vez de cheques en blanco, vida de alto lujo, pasado oscuro con presente más sombrío, donde se tiene que ser hijodeputa con clase y siempre se tiene que ganar aunque sea con la puñalada más trapera que ha parido madre teniendo luego la poca vergüenza de mirarse en el espejo. Este trozo de tierra que en un pasado tristemente olvidado fue el imperio más grande jamás conocido por la historia de la humanidad y siempre dirigido por reyes, gobernantes y/o militares de dudosa integridad cuyo máximo referente de todos ellos es Godoy. Lugar en que hasta la propia literatura, el teatro y más recientemente el cine se encargan de ensalzar al pícaro, al pequeño cabroncete que se sale con la suya a costa del ingenuo. El sitio donde tienes, te obligan o te inculcan que hay que vivir en un continuo estado de desconfianza hacia el prójimo porque seguramente te la endiñe y paradójicamente te invita a vivir la vida sin preocuparte lo más mínimo de ella, con lo perra que es la condenada.

En esta mancha de tierra mojada que gracias a muchos ya no sabe de donde viene y hacia donde va, hay otra cara, que refleja tan bien, como decía anteriormente, el mandamás del Real Betis Balompié, pero es más cercana, más real, que se palpa en cuando en vez de ir todo recto te giras un poco hacia cualquier lado. Y te encuentras noticias como que el 17.7 por ciento de la población que reside en Cataluña esta en “situación de riesgo de pobreza”, que a solo unos pasos del ayuntamiento de tu ciudad se encuentra la mayor concentración de prostitutas, eso si, perfectamente camuflado y rodeado de plazas de toros, cines, “Corte ingles” y derivados, no vaya a ser que se sepa la verdad y nos pongamos mala fama. Lugares donde todos son muy buenos, muy correctos aunque el chaval de veinte años le pegue un tiro a su novia y luego se dispare a si mismo por que no puede soportar que su churri le deje; que van a pensar en el pueblo… es el amor de mi vida, pensaría el desgraciado, lo de Puerto Hurraco no es pasado cerrado, es un pasado continuo que se prolonga eternamente en el presente. Gente que se las busca de forma extraordinariamente brillante y a la vez retorcida, para ganarse unas perras, como hacer de su teléfono móvil una línea caliente, hacerse pasar por mujer y decir versos del tipo “menéatela como un niño menea a su action-man de pelea” o “meneo tu pilila como una sardina fuera del agua”… lo peor es que siempre hay alguno que le llama y le recarga el móvil como pago al escuchar las psicodélicas frases.

Es parte de ese trocito que nadie quiere ver, que lo tapan con sedas y costuras de alto pelaje para esconderla, que nadie lo muestra porque no viene nunca a cuento porque el que escuche al fin y al cabo formará parte también de él. Y claro no te vas a desplumar tú y el otro con sus plumas y las tuyas como recuerdo, demasiado buitre para ir desnudo por la calle.

Anuncios

4 respuestas a Pequeñas anécdotas de la “España profunda”

  1. Frozen dice:

    ¿Día negativo hoy?

    Personajes como Lopera son vergonzosos, y lo más triste es que tiene club de fans.

    Sobre todo esto, sigo estando parcialmente de acuerdo con Sánchez Dragó en la entrevista que pusiste hace tiempo. España apesta. Lo triste es que no es él único país que lo hace.

  2. pcbcarp dice:

    Amigos: todo lo apestoso apesta (4º teorema de Carpzovius)jeje.

  3. pcbcarp dice:

    Por cierto, Godoy no era tan malo, lo que pasa es que le pilló mala época. Igual que al conde duque de Olivares, pongo por caso.

  4. Casshern25 dice:

    Frozen no, no, a mi justamente esa España profunda, la que reflejo en los dos últimos parrafos, me gusta, me pone y me interesa conocerla sin caer en el ir de malote, sino más bien ir con paso seguro y mirando siete veces hacia detras cuando andas por sus calles, en definitiva pienso que es muy nuestra.

    La que me da asco es la cutre y puebleril en la ciudad, la que hace cualquier cosa por ganar, la mentirosa y faliciosa que tanto se tapa con palabras de fina costura.

    Lo mismo te digo pcbcarp jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: