Crónica de un examen anunciado

Estamos en mini época de exámenes y no sé porque pero este año parece el infierno, ganas cero de ponerse a estudiar, en realidad nunca hay ganas pero hay periodos en que el habito hace al monje y puedes pasar a ser un chico estudioso. Pero no es el caso, en el último examen que hice me senté en primera fila, bueno era la tercera pero como no había nadie delante de mío, para el caso es el mismo. Antes de empezar saludos con algunos conocidos, ¿Qué tal el verano?, ¿Cuántas te quedan?, que mierda de asignatura, yo la llevo fatal… yo también… ese seguro que no… entran los profesores y se va haciendo el silencio, aunque bien es cierto que cada año que pasa ese mutis cuesta más, será que ya no impresionan los profesores con esas cajas repletas de exámenes y folios de universidad en blanco para entregar. Empieza la prueba, le echas un ojo rápido, bien lo típico, uno asequible, otro difícil y el de más allá imposible. En fin, se terminaba el examen entre preguntas sigilosas de alumnos a los profesores sobre dudas engendradas por los nervios y algún que otro comentario en voz alta por parte del profesor un tanto estúpido, además de risas fuera de tono de los profesores a raíz de la entusiasta conversación que se llevaban entre manos.

Yo ya lo daba por perdido y me dediqué a ver a la gente entregando su conocimiento a un desconocido, entre cálculo y cálculo de polos, estabilidad y su madre colgada de un palo. Hubo uno que me hizo gracia, siempre hay uno, cambia de estatura, pelo, peso y sexo pero sigue siendo el mismo. El mamón que al entregar el examen le falta tiempo para hacer la pelota al profesor, de decirle, de hacerle señales de humo para dejarle claro de “eh acuérdate de mi que mira que te caigo bien y te hago la pelota”. Antes de éste está el primero, el que lo entrega decidido, hasta los cojones de la asignatura, el porcentaje de que haya hecho el examen más de dos veces y en ambas con el mismo resultado: suspendido, son elevadas; ni un gesto, ni una concesión hacía esa mala bestia que es tu adversario, “el profesor”.

Entre ambos se suceden los exámenes depositados en la mesa, yo miro el mío, observo el profesor, me acuerdo de su madre, siempre lo hago, no es nada personal, simplemente una dulce manía para salir relajado del examen. Lo entrego, me giro, me siento, recojo, salgo, me dice adiosito y yo le replico recíprocamente. Respiro aire, veo las caras de los otros y me siento más feliz, no es que no supiera nada es que nadie sabía en algunas cuestiones que diablos preguntaban, es la enésima vez que lo hacen, no será la última. Todos menos el mamón que tiene la misma cara que un mono masturbándose, se le ve a la legua, se le ve contento, se las gasta de listo y sabio ante sus amigotes que tienen la desgracia de aguantarlo. Aun le queda alguna asignatura de primero, y casi todo tercero, pero él, a sus amigos del barrio que estudian módulos o curran en el taller de sus padres les dice que ya está en cuarto, aunque solo se haya matriculado de dos asignaturas de dicho curso. Obliga al resto de los mortales a que le llamen por un apodo totalmente ridículo y le encanta enseñar su nuevo móvil mensual cada vez que puede, en definitiva es uno de los muchos reyes de la facultad.

A la salida esperando, escucho la conversación de dos chavales, parecían de segundo por un fragmento de la misma, pero de la asignatura que se habían examinado era de primero, una de la categoría de los cocos. Uno de ellos se desesperaba con su mala suerte, en casa me salen pero llega el día del examen y mierda, es que… estoy seguro que si mañana me lo pones lo hago bien pero en el examen no…; que tierna conversación, el otro aceptaba con la cabeza el argumento. Al final uno se iba hacía el metro, el otro hacía su coche pagado por… por alguien que seguro no es él.

Es la crónica de un examen anunciado con día y hora de ejecución. A día de hoy la mayoría de ellos son así, que no os engañen.

Anuncios

10 Responses to Crónica de un examen anunciado

  1. pcbcarp dice:

    Mira que hace ya años que yo terminé la puta carrera de los putos cojones y sigo teniendo pesadillas recurrentes con que me falta una asignatura y que toda mi trayectoria profesional de los últimos 20 años depende de un hijoputa pringao que está ahí, en la Autónoma.

    Lo único que me da una clave de que estoy alcanzando cierta madurez espiritual, es que el otro día tuve el sueño y, en lugar de angustiarme, le pegaba siete tiros al catedrático que era ex-ministro de algo.

    Me levanté de bastante buen humor, por una vez.

  2. Casshern25 dice:

    Siiiiiii sin duda es una muestra de la ansiada madurez… ojala yo la consiga, esa dulce virtud de disparar siete tiros con total tranquilidad… que maravilla oye!!!

  3. Löla dice:

    Tú, Quique, deja de acojonarme ya con los exámenes coñe xD!
    Yo hubiera puesto de nombre al post “crónica de una muerte anunciada” ya sea de un hare krishna al alumno como el asesinato del profesor.
    p.D: En mi carrera se llevan los exámenes tipo test :p

  4. ines dice:

    lolilla tu no te asuste, mira mi examen de sptiembre sólo dura 15 horas :_D tampoco son tantas^^

    yo siempre me siento en la primera fila pa hacer los examenes, se tarda menos en salir después xD y como yo nunca tardo demasiado en salir….no se si eso es malo o peor xd

    pcbcarp yo durante los dos ultimos años, me dio por hacer una lista de maneras de matar a los profesores, paralelamente tb tengo una de como suicidarme sin dolor, en tu caso el sueño será cierta madurez, en el mio q estoy como un cencerro y punto!xDD

  5. ines dice:

    se me olvidó decir mi otra lista, como acabar con la humanidad, esta ad+ está documentada y alimentada por un documental q vi hace tiempo y una llamada de telefono de 50 minutos sugiriendo maneras…..hobbies a mi!xD

    esto que tiene q ver con lo q has escrito??mmmmmm nada! pero es lo q sale xD

  6. Carmen Bellver dice:

    La verdad es que hace años que pasé por la Universidad, ahora sufro desde el otro lado. La pregunta siempre es igual, por qué no se enteran, si ya les avisé de lo que iba a salir. Pues ni así. Espero que tu caso sea diferente y que apruebes, todo el verano pringado es para compadecer a cualquiera. Un saludo

  7. Miriam (flxt) dice:

    Ayer mismo vi al mamón-rey de mi universidad-estrenando movil mensual, y vi como le hacia esas señales de humo al profesor. Le hubiese matado. Les hubiese matado a los dos.
    Además, con saña!
    Un saludo

  8. cecilia_lisbon dice:

    El sábado me examino del último que me queda por esta temporadita (menos mal…)

    Me ha hecho mucha gracia la descripción de los “reyes” de la facultad.
    Lo jodido es que te venden una cosa y tú llegas a la universidad creyendo que todos serán tan raros como tú, pero raros, raros sólo hay 3 contados, y los demás sólo son gente obligada a hacer una carrera…
    Qué pena de vida, madre.

  9. Casshern25 dice:

    löla no te acojono, es solo una cronica ironica pero real de un examen y de una parte de la facultad. Sobre los examenes tipo test no te fies, engañan mucho, yo prefiero los de toda la vida por lo menos te desahogas y haces trabajar al profesor, por lo menos que se curre el suspenso.

    ines tu tranquila… tienes barra semi-libre para escribir lo que quieras aunque luego salgas por patas en los examenes jejejeje

    carmen bellver hay algunas excepciones en el profesorado pero en toda mi “vida” estudiantil he tenido buenos, e incluso profesores grandiosos, pero sobretodo plaga la mediocridad. De todas formas no me he pasado todo el verano estudiando, solo las últimas tres semanas.

    miriam(flxt) el sentimiento es compartido… es profundamente desagradable que en una universidad haya tanto miserable.

    cecilia_lisbon me alegra volver a verte por aqui, suerte en tu último examen. Y si, yo también pensaba que por fin en la universidad encontraria gente, mucha gente con las mismas inquietudes que yo pero evidentemente me equivocaba… es más de lo mismo pero peor.

    y a todos… pues con un cinco peludo la he aprobado contra todo pronostico!!! jajajaja que bonito que bonito… que felicidad tengo madre ¬¬

  10. pcbcarp dice:

    Se me había olvidado, amigos: Esos gilipollas que con tan minuciosa perfección disecciona Casshern, son clavaditos a los que había en mis tiempos (y empecé en primero en el 79)Hay una serie de arquetipos que atraviesan sin alterarse la historia de la Humanidad. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: