Agujas, gallinas y vacas

Pongamos por metáfora que todo el mundo de la información es un inmenso pajar, entendamos por mundo de la información todo aquello que nutre a la persona que lo lee, descubre, ve o siente… desde el Corán hasta la última película de Celia Blanco, no la califiquemos – por ahora – simplemente es una gigantesca masa que se haya en un pajar que es la tierra y que mantiene en vida y en constante evolución/destrucción el hombre… y la mujer también que no se me olvide…

En ese pajar hay tres clases, tres divisiones, las agujas, las gallinas y las vacas. La primera es la más difícil de encontrar, por su minúsculo tamaño y por la propensa condición de ser poco visible no por su insignificante peso visual, que también, sino más bien por los celos que suscitan a las otras dos clases en el pajar, que recelosas ellas, hacen cualquier cosa para ocultarla hasta hacerla imposible de encontrar. Las gallinas son más conocidas, tienen cierto estatus y aunque no pueden volar, se enorgullecen de su plumaje, de lo bien que les va, algunas de ellas con el tiempo pasan a ser vacas, tras un meticuloso proceso de gestación y crecimiento, de comerse a otras de su especie en la carrera y acogerse a una vaca, a capa y a espada sin importar que la vaca de vez en cuando la cague, se le perdona porque ella es su vaca y la gallina cada vez, feliz ella, se parece más a un bonito ternerito. Por último, las vacas, son conocidas por todos, deben conocerse, es imposible no conocerlas, se ven de lejos, cada una con un cantar diferente en su cencerro, aunque algunas van en familia, con el mismo sonidito pero cada una come en una parte del pajar.

Hoy todos los políticos, tertulianos de las mesas de televisión y/o radios, columnistas de periódicos, revistas divulgativas y un largo etcétera se maravillan sobre los grandes medios a nuestra disposición. El inmenso pajar accesible a todos, bien, sin conocimiento y sin actitud por parte de las personas, los medios sirven de poco. En éste medio, Internet, y en algo tan ocioso como la música, ¿Porque el disco más bajado es el de Bisbal? ¿Porque no es el último de Pink Floyd que han sacado o el de Thom Yorke? Hay un inmenso océano de información pero sino se sabe pescar siempre se acaba catando lo mismo. Es igual de fácil entrar aquí que entrar aquí pero… es igual de fácil ver éste video que éste otro… Donde quiero llegar es que solo a través del conocimiento y su búsqueda se adquiere más conocimiento, el hecho de que tus “papis” te compren la enciclopedia de 323 tomos no te hace ser mas listo.

Otra metáfora, esta vez no es mía, es de Eduardo Galeano viene a decir que: El mundo es como un gran corral de gallinas donde el dueño del mismo que es un tipo muy educado nos pregunta con que salsa queremos ser comidas. Si alguien dice que no, que a ella no se la come, el dulce dueño le dice al oído “pequeña eso esta fuera de discusión”… solo tenemos la capacidad de decir como se nos tienen que comer, nada más. Aquí lo pueden ver. Uniendo ambas metáforas podemos concluir que podemos elegir como podemos ser informados, ahora no exijamos la información que tenemos que recibir por que eso está fuera de toda discusión. De eso ya se encargaran las vacas con leyes como “ley para el impulso de la sociedad de la información” y con canales de información tan imparciales como canal9, Tele-Madrid o la nueva tele del PSE, parece ser que lo de obrero ya es pasado. Como dice Galeano citando a un anónimo: “Nos mean y los diarios dicen llueve”.

Anuncios

2 Responses to Agujas, gallinas y vacas

  1. Miriam (flxt) dice:

    Esa Ley del impulso de la sociedad de la información…me da un poco de miedo. ¿Está hablando de censura?
    ¿”impedir el acceso desde España a servicios o contenidos…”?
    Cuanto más inculto es el pueblo, más facil es gobernarlo.
    Es de vergüenza.

  2. Casshern25 dice:

    A mi también me da miedo y si hablo de censura pero sobre de autocensura y de “acomodamiento” que me den todo masticado… el olvidar la actividad de buscar por uno mismo.

    En efecto cuanto más inculto es el pueblo más facil es de gobenarle, engañarle y meterle miedo… pero ante eso solo cabe el conocimiento, la lectura… el decir ehh pare un momento ¿Pero qué me está contando?… coincido con que es de vergüenza pero si algo me cabrea más que “el señor de botones” es el cabrón que no le ha salido de los mismisimos cojones leerse un libro en su vida (aún teniendolo a su alcance).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: