El genocidio perfecto – 2º parte

El plan fue meticuloso, dudo, es más no puedo creer que todo fuera sobre la marcha sin planificación, demasiadas casualidades concatenadas. El primer paso fue desarmar a los soldados armenios del ejército otomano y enviarlos a ejércitos obreros – construcción de carreteras, limpiar letrinas… – de éste modo fueron fácilmente segregados, recluidos y masacrados en grupos. En el primer trimestre de 1915 el gobierno otomano manda arrestar a cerca de doscientos cincuenta intelectuales armenios y los encierra en una prisión. Marquemos los pasos, primero fue la población sana, fuerte y potencialmente peligrosa, el segundo paso fue dirigido hacia la parte intelectual y cultural de toda Armenia.

Concluidos los dos primeros pasos, el tercero fue la aprobación de la legislación ejecutiva, dotaban de poder al gobierno para arrestar y deportar a los armenios sin justificación alguna. Ésta nueva ley se da a saber a todo el mundo, a los armenios se les dice que se les va a llevar a su casa y reubicar en localidades no especificadas. En la mayoría de los casos la deportación es a pie, gran parte de la población trasladada son niños, mayores y mujeres, en el mejor de los casos el viaje duraba sesenta días. Dos meses caminando sin provisiones y en pleno desierto… eran muchos días, no se les permitía descansar, ni beber durante el trayecto y en ocasiones daban grandes círculos obligados por los otomanos. Otros en cambio eran trasladados a través de ferrocarril, el billete solo era de ida bajo unas condiciones que no tenían nada que envidiar a las del holocausto nazi, sin embargo estos además tenían que comprarse el billete, se compraban el billete de su muerte. Parece que queda claro que la deportación era solo una tapadera, en realidad querían matarles sin asesinarles.

Los que no murieron por el camino, bien de hambre y sed, bien de sufrimiento, bien ahogándose ellos mismos en el río Éufrates, o bien amontonados en los vagones de los trenes. Eran exterminados por patrullas específicas para esa misión, estas patrullas que eran clandestinas e ilegales estaban formadas por asesinos, pistoleros, militares… que hacían un juramento especial para golpear y asesinar a los grupos armenios durante su trayecto de deportación. De este modo y bajo el beneplácito de religión – musulmana – y gobierno cualquier ciudadano que no fuera armenio podía asesinar al pueblo infiel – así eran denominados -. En plena vorágine se llegan a enviar barcos repletos de armenios a las profundidades del mar negro, donde son arrojados para su fácil ahogamiento, otros métodos también comunes fueron torturas hasta la muerte y hogueras comunes. Por la parte fémina, todas las mujeres, sin importancia de edad eran violadas.

Durante el genocidio los Estados Unidos y como cabeza visible el mismo presidente Roswell se hizo eco y no dudó en calificarlo como “el delito más grande de la guerra”. Los mejores cálculos ponían el número de supervivientes en menos ciento cincuenta mil, con un millón de muertes. Para los que consiguen llegar a su casa, que fue nada más y nada menos lo que hoy se conoce por Siria, mueren de hambre. Toda ésta información, documentos e historias personales están archivadas en las cerca de cuatro mil paginas redactadas por cónsules, emisarios, diplomaticos americanos que residen hoy en día en los archivos nacionales norteamericanos.

Hoy en día la cifra de victimas del genocidio armenio esta entre un millón y un millón y medio. El gobierno turco actual niega que se produjera tal genocidio, lleva negándolo cerca de cien años. Pero esto se verá en la tercera parte.

Anuncios

3 Responses to El genocidio perfecto – 2º parte

  1. Miriam (flxt) dice:

    Me parece increible que pasen cosas como esta. Qué tristeza

  2. Casshern25 dice:

    pasaron, pasan y pasaran, pero lo peor no es eso, lo peor es que se olviden o se quieran olvidar

  3. pcbcarp dice:

    El gobierno de Israel, cuando empezó a ponerse de moda lo del genocidio armenio y llegó a ser calificado de Holocausto por la prensa, se cabreó muchísimo y emprendió una campaña internacional como ellos saben (y pueden) hasta conseguir que no se pudiera escribir con H mayúscula. holocausto, vale, pero Holocausto, sólo hay uno. Parece mentira, pero es verdad.

    Por otra parte, resulta pintoresco lo la asamblea francesa legislando sobre el tema. Independientemente de los motivos electoralistas, resulta curioso, cuando un país tiene tanto que tapar, y mucho más reciente (Argelia, sin ir más lejos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: