Viviendo el mineralismo

Es una de las imágenes, sino la que más, que más se han visto, histórica, ofrecida por televisión española de la mano de Sánchez Dragó, el que ahora hace un opinativo – telediario de autor lo llaman – en TeleMadrid. Aquí tenéis el video por si algún despistado no sabe de lo que hablo.

Pues yo viví junto a renegado una experiencia que no tiene nada que envidiar a la anterior y además en nuestro favor no teníamos ni una gota de alcohol en nuestro organismo. Digamos, por si alguien por curiosidad que lo lee cursó la asignatura o peor aun la carrera que la contiene, allí nos encontrábamos los dos, esperando gracias a esos créditos terminar los malditos créditos de libre elección, así pues omito el nombre de asignatura y carrera.

Era la primera clase, albergábamos sanas y fuertes esperanzas de que dicha materia fuera amena y fácil. A los diez minutos lo segundo nos parecía díficil, lo primero era pura utopía, sé que lo que voy a narrar no es creíble, parece sacado de un guión malo de comedia de cuatro duros o una obra de teatro de chichi-nabo para reír y no pensar pero todo es cierto, no voy a exagerar, ni a dar pinceladas irónicas, simplemente pasaré a narrar lo acontecido, allá con vuestras conclusiones de cómo esta la educación.

La profesora apareció con una maleta, mediana, con ruedas, era nueva. Tras ponerla encima de la primera mesa, nos pidió que nos sentáramos en las primeras filas, éramos pocos y nos iba a repartir cosas, renegado y yo tuvimos que sentarnos en la primera fila. Tras una explicación de veinte segundos sobre un concepto, comenzó a sacar documentos y libros de la maleta roja, en ese momento renegado ya miraba raro, yo le pedía respuesta de donde me había metido, la idea fue suya. A partir de ese momento todo fue un show, conforme iba repartiendo documentos y libros de todo tipo de campos: medicina, educación, la ONU, boletines oficiales del estado… nos sugirió apuntar las características de dichos documentos, color y calidad del papel, tamaño de la letra y tipo de la misma, formato del texto… ambos alucinábamos porque… nuestros compañeros apuntaban de cada documento el color del papel o la encuadernación del mismo, mientras nosotros nos mirábamos atónitos y florecían las primeras risas y las primeras confesiones… “vayámonos de aquí”, “no, no, – les respondía yo – en el descanso nos piramos pero ahora aguantamos”.

Si todo aquello tenía un tono surrealista, el siguiente paso ya fue la gota que colmó el vaso, la profesora sacó tres cedes y dijo lo que contenían y nos pidió, literalmente, “mirarlos”, no teníamos ordenador alguno a mano, al pasarnos el cede, yo me sentí en Matrix, teníamos que mirar el disco físicamente, rápidamente entregamos el cede a nuestros compañeros, más que nada porque solo verlo ya nos producía risa, lo que nunca imaginábamos es que a diferencia de nosotros nuestros compañeros si lo tomaban al pie de la letra, algunos anotaban algo que ponía en la caja, el momento cumbre vino cuando renegado me confesó que una chica cogió el cede y lo examinó con sumo cuidado y acto seguido apuntaba en el folio. Renegado sentenció, “¿Qué apuntan?… cede, redondo”.

Pensábamos que ya lo habíamos visto todo, pero quedó el postre con café. El postre fue un estuche, pensaba que eran cedes así que al pasarnos dicho estuche para apuntar sus características le comente a renegado que lo pasará, que no valía la pena, pero no me hizo caso y lo abrió. Me equivoqué, en realidad se trataba de unos librillos sobre la fauna, tipo coleccionable dominical. En ese instante nos derrumbamos y caímos en la risa a pesar de renegado morderse la lengua y yo leer un documento, si leo no me rió es una técnica que tengo. El café fue cuando aseveró que todos los allí presentes tenían el problema de comprarse una mesas o sillas cada día, y acto seguido nos enseñó una publicidad de IKEA.

Al fin dejo el descanso y nos fuimos de allí habiendo vivido la experiencia más paranormal y extraña que yo recuerdo.

Anuncios

3 respuestas a Viviendo el mineralismo

  1. Octubre dice:

    Vista cenital de un cd: como un donut: como sus cerebros

    Pd: Aunque honestamente, la profesora esa es una genia. Psicodelia de primer nivel, eso sí que es una performance, chaval! xDD

  2. Toni R. dice:

    Juraría, querido Casshern, que ese hombre con una cogorza que ya me hubiera gustado pillar algún día, dice milenarismo, o al menos siempre he creído eso, aunque está el bueno de Arrabal como para entenderlo.

    Gran historia, de ésas que jamás se olvidan.

    Un saludo!

  3. Frozen dice:

    ¿En qué clase de asignatura de estudia la forma y textura de un cedé?

    Agradecería que me dieses el nombre de ésta (en privado, of course) para evitarla… o mejor, para cogerla, que puede ser divertido xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: