Sobrevivir siendo rico

A raíz de este post de Una mujer desesperada, en el que hablaba de los padres de deportistas que son jóvenes estrellas, léase el piloto de Formula-1 Hamilton o las hermanas tenistas Williams. En los comentarios de alguna forma se ha derivado en debatir, opinar, sobre la manera más lícita de hacerse rico, si a través del esfuerzo propio se puede considerar una manera más lícita que arrimándote al famoso de turno o por el simple hecho, aquí hay un alto grado de suerte por parte del progenitor, que te salga un hijo superdotado en algo que haga ganar mucha pasta gansa.

Pero ésta no es la cuestión que quiero plantear. Me importa relativamente poco de que manera uno pretende ser rico, ganar dinero, ser famoso o algún similar que salen todos los días en cualquier medio de información. Bien esperando a un hijo estrella, haciendo la pelota a sus jefes hasta la extenuación, acercándose donde huela a dinerillo fresco, a través de su inteligencia en pos de su carrera profesional o su físico – cualidades o apariencia – para sobresalir del resto de los mortales. Más bien tengo claro que no todo vale, pero si que en determinadas circunstancia uno hace cierto tipo de cosas que en otras situaciones ni se plantearía. Yo soy yo y mis circunstancias. Aunque habría que plantearse siempre si uno es arrastrado por dichos escenarios o si más bien eres tú mismo quien genera dichos eventos.

La cuestión es ¿Y si uno nace rico? No nos imaginemos, realezas, hijos de estrellas de la música española horrenda o de famosillos casposos. Simplemente has tenido suerte, en vez de nacer en Vallecas y ser tu padre un mecánico en un taller de camiones; has nacido en la Toscana rodeado de un paisaje ilírico y siendo tu padre el fundador de lo que se ha convertido a posteriori en una multinacional de coches.

Una película que plantea esta situación, en sí el film es bastante malo pero deja por debajo de esa medio-comedía fácil cosas interesantes. Es más fácil para un camello, se llama, parafraseando a la cita del evangelio: Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre al reino de los cielos.

En el largometraje, la protagonista, esta angustiada, se siente culpable de ser rica, quiere renunciar a la herencia de su padre cuando éste se muera. Se siente avergonzada porque se dedica a escribir y no tiene la seguridad de que le dicen que es buena porque realmente escribe bien o por su estatus económico-social. En una discusión ella defiende que trabaja, que es escritora, mientras su pareja le reprocha que ella no trabaja, que es un entretenimiento al carecer de una necesidad de comer, de supervivencia. La mayoría de personas que son de cuna rica viven en un mundo de vanidad y en que terminan por creer que todo lo que les envuelve es lo normal. E igualmente los que no son ricos, no dudarían en querer serlo. Pero aquel que tiene una mínima noción de la realidad, de cómo va el mundo, ¿Qué hace? Tirarse por la ventana y maldecirse por su desgraciada ricura.

¿Renunciar a toda su riqueza? ¿Desgraciarse toda su vida le haría ser mejor? ¿Ser responsable y trabajador cómo el que más le haría ser mejor? ¿No realizar ninguno de esos excesos que puede llevar a cabo le haría mejor? o ¿Seguiría siendo tan cerdo cómo cualquier otro?

Anuncios

3 Responses to Sobrevivir siendo rico

  1. Una mujer desesperada dice:

    Yo intentaría disfrutar de mi dinero, pero al mismo tiempo ayudar con él a otras personas. Lo tengo clarísimo. Yo me sentiría culpable viviendo como una reina mientras gente a mi alrededor pasa penurias. Así que no sé cómo, pero buscaría modos de gestionar mi dinero para que, aparte de hacerme feliz a mí, sirviese de ayuda a otros. Como no tengo previsto ser rica en breve, por desgracia, no sé cómo hacerlo, pero descubriría la manera.

    qué envidia nacer rico, de todos modos, je je je

  2. Toni dice:

    En Manacor, cuando Rafa Nadal disfruta de sus vacaciones con la familia en su pueblo natal, las madres visten a las niñas con lo mejor de su armario, de punta en blanco, las maquillan y las mandan a dar vueltas por el pueblo a ver si se cruzan con el adinerado y afamado tenista y dan el braguetazo.
    Eso me parece todavía más triste. No crees?

  3. casshern25 dice:

    Esta claro Desesperada que todos elegiriamos ser ricos, pero en la pelicula y pienso que también en la vida real si un rico intenta hacer vida “normal”, quiere trabajar y todo eso… es rechazado por los de su estatus porque lo consideran un gilipollas y de los que no son ricos porque creen que lo hace porque siente lástima por ellos.

    Toni, si. Eso es mucho más triste, no sé si por parte de la madre o de la niña que se deja hacer haciendo… pero el dinero y la fama son manjares preciados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: