Héroes

marzo 1, 2007

¿Qué es un héroe? Esto preguntaba Ariadna Gil cuando interpretaba a Lola, una joven escritora metida a profesora, en esa magnifica película que es “soldados de Salamina”. Me vino ayer de nuevo a la mente esa escena donde los alumnos intentaban responder como buenamente podían; el motivo fue el terminar de ver otra película, la antepenúltima de Clint Eastwood, “Flags of our fathers”. Magnifica película, otra más para el Eastwood director, reflejando la hipocresía de la humanidad, la falta de ética, el todo vale para vencer incluso el vender y engañar a tu propia madre.

Al final de la cinta da una posible respuesta a la pregunta:

 

Quizá no existen los llamados héroes. Quizá sólo hay hombres como mi padre. Por fin entendí por qué les molestaba que los llamaran héroes. Los héroes son algo que nosotros creamos, algo que necesitamos. Es una forma de comprender lo que es casi incomprensible… cómo alguien puede sacrificar tanto por nosotros. Pero para mi padre y esos hombres, los riesgos que tomaron, las heridas que sufrieron… lo hicieron por sus camaradas. Habrán peleado por su país, pero murieron por sus amigos. Por el hombre que tenían enfrente o a su lado. Y si deseamos realmente honrar a estos hombres debemos recordarlos como eran realmente… como mi padre los recordaba.

Ya tengo ganas de ver la otra cara de la moneda, la misma historia narrada desde el prisma japonés. De momento la cara americana es descorazonadora, se ve como convirtieron mentira tras mentira en verdad tras verdad para terminar creyendo en su mentira como un dogma. Como les daba igual engañar a su pueblo con tal de conseguir dinero para la guerra. Sobra decir que recomiendo verla. En relación al párrafo copiado, comparto la opinión, no creo que existan los héroes solo son fruto de nuestra mente, para tener algo que nos limpie nuestra consciencia. Si piensan el algo mientras están matando – a una guerra se va a matar – es en salir de allí vivo y como mucho en guardar la espalda del de al lado porque lo más seguro es que un segundo después necesite él ayuda. Ni reyes, ni banderas, ni libertad, raramente hay tiempo para su familia y poco más, que ya en estas guerras había mucha prisa por matar y no había tiempo ni para pedir confesión.

Lástima que para tapar tanta humanidad, tanto de lo que somos y dejamos de ser usemos de todo para parecernos más honorables, bondadosos y mejores, cuando en realidad nos embellecemos a nosotros mismos y nos dejamos en evidencia.

Para terminar, os dejo el tercer montaje que hago, ésta vez con imágenes de “The prestige” y música de radiohead, “How to dissapear completely”, espero que les guste, de alguna forma en esa película también se habla de héroes.

Anuncios

Os recibimos, americanos con alegría…

febrero 7, 2007

Luego venía aquello de “ole mi mare, ole mi suegra y ole mi tía”. Seguro que han cacareado sino cuanto menos escuchado la canción que contiene dicha frase, se podía escuchar en la película dirigida por el gran Luís García Berlanga, Querido Mr. Marshall. Eran otros tiempos, salvo el intrépido Buñuel o la “anécdota” de Fernando Rey en 1971, el cine español era íntegramente… español, directores, actores, guionistas, realizadores, productores, etcétera.

Era una especie de endogamia en la que aún muchos están en ella, cayendo enfermos más tarde o más temprano. Es cierto que en los sesenta y setenta las coproducciones rodadas aquí dieron trabajo a muchos actores españoles, Hollywood se seguía resistiendo a contratarlos. No tengo nada en contra del cine cien por cien español, es más, admirado estoy de esa obra de culto que significa para mi “Tu vida en 65 minutos”, donde, director, actores, guionista, escenario hablan y nacen de la lengua de Cervantes. Pero salvo excepciones se echaba en falta, o por lo menos a mi me lo parece, una mayor distorsión en el cine, una mayor ansia de saltar lo conocido y mezclar, probar cosas nuevas. Hasta hace cuatro días salvo actores que se han abierto paso en el cine de otros países, Banderas en una vertiente más de hacer caja en papeles como “Desesperado” o “El zorro”. Javier Bardem con su nominación a los Oscars con “Antes de anochecer” y de igual manera “nuestra” Pe, Penélope Cruz, que este año opta a la estatuilla calva como candidata a mejor actriz principal. O sin la necesidad de saltar el charco, Sergi López en el cine francés fundamentalmente. También más atrás quedan “Mi vida sin mi” y “La vida secreta de las palabras”, ambas de Isabel Coixet, o “Los otros” de Alejandro Amenábar. No olvidar todas las colaboraciones con los países sudamericanos, en especial con Argentina para la elaboración de estupendas películas como “La puta y la ballena”.

Pero faltaba un último empujón, es decir, exportábamos lo mejor de lo nuestro, en lo mejor de los casos salíamos a medias, pero hasta la fecha no importábamos. No venían grandes actores, directores o guionistas a contar nuestras historias. Parece ser que esta cambiando, que ahora se trata de una calle bidireccional, no solo de una sola dirección, “Alatriste”, “El laberinto del Fauno”, “Los crímenes de Oxford” (próxima película de Alex de la Iglesia), la próxima de Woody Allen que tendrá en su reparto a Penélope Cruz y se rodará en Barcelona…

Por fin poco a poco se difumina la línea imaginaría que siempre he creído innecesaria entre cine “español” y “extranjero” y solo nos quedamos en genial, buen, regular, malo, soporífero… cine. Como en tantas otras cosas en esto nos falta aun mucho.


Belenes, recomendaciones y cadenas literarias

diciembre 15, 2006

En estas fechas en que empieza a no pasar nada. Donde todos somos muy buenos, unos auténticos angelitos, cantamos villancicos alrededor de un fuego avivado por la fraternidad y la familia, comemos mucho turrón y somos muy felices. Ahora que solo suceden cosas buenas, como la muerte de un dictador – con honores militares, faltaría plus – y uno ya no se percata de Irak, Afganistán o el polonio de los cojones, porque en los telediarios prefieren noticiar que ha sido robada una figurita de un famoso belén de Valencia. Por que eso si que es una notición, fíjense si me conmociono la noticia que cuando me enteré de tal maligno e irrepudiable acto guarde tres días de luto, eso si, al saber de la devolución del muñequito robado por parte del maleante, me alegre tanto que ya pude conciliar el sueño… justo igual como en los tres días – solo tres, luego fiesta – en que mi alma lloraba amargamente.

Cuando la navidad lo empieza a invadir todo uno no va a escribir un tema denso y pesado, desentonando con éste hogareño y hermoso ambiente que empezamos los españoles y españolas a respirar. Además he repetido en demasiadas ocasiones que yo no soy de los que pretende cambiar el mundo, solo me limito a observar, no manchar demasiado y hartarme a reír mientras unos y otros intentan arreglar éste tinglado a ojos de la humanidad con sus más o menos oscuros propósitos. Y en realidad, en un arrebato de confesión, ahora que no me lee nadie más, solamente tú, lo que leerás a continuación es por que me apetece escribirlo.

En primer lugar iremos por lo más grato, las recomendaciones. La primera a causa de esa película tan maravillosa que es “Tu vida en 65 minutos”, por que lleva consigo una banda sonora memorable. En ella destaca Micah P. Hinson, un joven compositor americano con una voz prodigiosa, profunda, intima, que se clava como un puñal en el corazón. El único cede que poseo de él es una autentica delicia, “And the opera circuit”. La segunda recomendación es también musical, con el añadido visual, se trata del deuvéde editado recientemente del concierto en Milán realizado por Depeche Mode, hace mucho que no innovan pero son fieles a una marca de sonido inconfundible. Ambas propuestas las podéis escuchar en el radioblog, que dicho sea de paso hacia mucho que no renovaba. La tercera y última propuesta es del ámbito blogosfera, mi amigo renegado tiene blog, si, lo sé es temporal pero espero que después del mes de vida asegurado que tiene de vida se pique y continué con él, solo por ésta entrada ya merece la pena echarle un ojo.

Cambio a las cadenas, ésta me parece bonita, agradable, literaria, así que gracias Miriam(flxt) por incluirme en ella. Les cuento se trata de lo siguiente: Coger el libro que tengas más cerca (no el que te guste más), irse a la página 123, luego a la quinta frase y transcribir el texto. Cita autor y obra.

Se trata del libro “la señora Dalloway” de Virginia Woolf, y dice así:

Fue a Francia para salvar a una Inglaterra, que consistía casi totalmente en las obras de Shakespeare y la señorita Isabel Pole paseando por la plaza con un vestido verde

Los elegidos para continuar son Frozen, Löla y Sil.


65

diciembre 10, 2006

Es… es vida, intensidad, amistad, amor, sensaciones, miedos, impulsos, ilusiones, silencio, es muerte. Sin estridencias, con naturalidad, como las cien pesetas de Francisco, pero sin querer aparentar normalidad, saltándosela para sentir. Viendo la vida pasar delante de ti sentado en cualquier lugar, corriendo hacía cualquier recuerdo, cuando se detiene todo por pequeñas cosas, la vida te cambia por 65 palabras y terminas amando, viviendo, muriendo.

No se me ocurre mejor forma para definir la película, “Tu vida en 65 minutos”. Usando 65 palabras, como en las redacciones del colegio que algún profesor resignado le hacia hacer a uno de los protagonistas sobre los temas más variopintos, el verano, un acontecimiento actual, tus amistades… todo en 65 palabras, ni más ni menos. La película dirigida por Maria Ripoll es de las mejores cintas con las que me he topado hasta la fecha. Basada en una obra de teatro creada por el guionista de “Planta 4º”, es una historia sin héroes y villanos, cercana, no queriendo retratar a nadie, limitando su visión a la vida de un joven de veintitrés años barcelonés, su pasado, sus hábitos, su familia, su casa, su viejo coche, sus amigos, su presente, sus sensaciones, su futuro… Una fabula, la considero como tal, que refleja a la perfección las pequeñas cosas en que parte de la juventud se identifica.

Pero a diferencia de la macarra “Yo soy la Juani”, su directora no ha querido retratar a la juventud española, es una posible vida de un joven, algunos – mi caso – se verán identificados y a otros les parecerá totalmente surrealista. Lo que no hace es caer en el error Bigas Lunas y no se las da de guru de la sociedad. De la misma forma han escapado de retratar la típica y tópica Barcelona, una ciudad que tiende a necesitar más aire del que respira. Podéis estar tranquilos que no voy a destripar la película, pero gran parte de la perfección que se genera es gracias a Dani y Cristina, o lo que es lo mismo Javier Pereira y Tamara Arias, dos noveles actores que traspasan la pantalla con su interpretación.

Como es vida, en la película se ríe en gran medida por la vitalidad que desprenden los tres amigos, por los diálogos, por las situaciones; del mismo modo, como en toda vida, se llora por las mentiras, por las heridas, por la propia vida. En definitiva transmite sensaciones de Dani, que tuvo su vida, sus errores, sus victorias, sus novias, sus amigos, alejándose de todo abismo de prototipo de joven emitido últimamente en las pantallas, sin ser un drogadicto, sin ser el mejor chico de la ciudad, sin esconder fiambres en el armario de su habitación, que se lamenta de la fingida normalidad de la gente en determinadas situaciones y que se deja llevar por impulsos para terminar consiguiendo la felicidad. Una felicidad tan llena que es capaz de lanzar cuestiones como: ¿Y si fueses tan feliz que no valiese la pena buscar más?.


Azul oscuro casi negro

septiembre 28, 2006

¿Qué buscas?

Algo para seguir engañándonos, igual que tú.

Con éste dialogo termina “Azul oscuro casi negro”, una magnifica película que salvo una escena del final es perfecta, conmovedora, española, de barrio, de secretos, de silencios, de historias, de esas que ya no se encuentran y caen en cajones olvidados de productores en favor de grandes producciones de protagonista ligón, actriz de cuerpo diez o diez + anorexia e historia… bah eso no importa.

El titulo lo muestra todo, no es todo negro, vives en el primer mundo, coño, no te quejes, eres legal, tienes sanidad publica, estudias, tienes pareja y un perro al que pasear, pero si, todo te parece azul oscuro. Tienes la certeza de no poder quejarte, o no hacerlo en demasía, aceptas estudiar, aceptas la paga de tus padres de pequeño (yo no he tenido nunca paga pero sé que se estila), aceptas el sistema, las relaciones, el primer trabajo, el primer despido, la primera resignación, la segunda, la tercera… aceptas los giros inesperados y los cambios bruscos de dirección y al final el azul claro se vuelve en azul oscuro, casi negro. Te vas amoldando a la realidad hasta que la realidad te amolda a ti, eso es la vida. Si pueden, véanla, vía Internet, Videoclub, Televisión de pago, da igual el modus operandi la satisfacción será la misma.

Por si no lo sabían otra vez empiezo las clases, otro año más, otro año menos, según como se mire, yo lo veo como lo primero. Y en estas de primera semana donde cada profesor se enorgullece hasta el vicio de su fantástica asignatura, de todas sus ventajas y lo afortunados que somos, pues te llega un profesor y te comienza a dar clase, bueno es suave, pero es clase, y te viene con un cuento, que miren llámenme raro pero es lo más divertido de la puñetera carrera – para mí, claro está – en realidad más que divertido es lo menos tiene que ver con la carrera y eso ya es bueno; pues en pleno apogeo de explicación banal me suelta “desprenderse de unidades de recurso” ¡anda! Que curioso, un nuevo sinónimo de persona. Unidad de recurso, es tierno, no me lo nieguen ustedes y además se ajusta a la realidad. Unidad porque eres uno solo, la persona es indivisible, bueno si, se puede dividir pero no sería tan unidad de recurso para una empresa; y de recurso por que igual te chupan la sangre hasta la extenuación como te mantienen como alimento para los leones.

Justo antes de empezar la clase, estaba con un amigo, que es antagónico a mí, se preocupa por la gente, por el futuro, se involucra en donde estudia, es responsable… me decía que tenía algo para Incertain1984, me planteaba la diferencia entre un ingeniero, uno de la escuela, y otro que ha estudiado un modulo profesional, todos de la misma especialidad. No me hizo falta ni pensarlo, aunque hice pausa para parecer interesante, la forma de masturbarse. Ahora te lo explico, los chicos y chicas del modulo juegan a piedra, papel o tijera, los chicos a piedra, las chicas a papel y los más intrépidos – sin importar el sexo – a tijera; los que están en la escuela se aventuran más, hacen cosas más divertidas y nunca se aburren, los que se lo creen y aspiran en un futuro dar el salto a la ingeniería usan las dos manos, a modo de espada láser. Los ingenieros al empezar la carrera, son los dioses, nos rebosa la imaginación, las ansias por aprender y hacer cosas nuevas, nos creemos Legolas en “El señor de los anillos” lanzando flechas o yo qué sé… Guybrush Threepwood en Monkey Island, o su preciosa Elaine… pero con el paso de los años y a diferencia de los chicos y chicas del modulo y/o de la escuela, se pierde la ilusión, y terminas por verlo todo azul oscuro casi negro.

Aprovecho la ocasión, ahora que conoces mi tesis – esto es una tesis y lo demás patrañas – y estas metido en delegación, a ver si me consigues algo para el medio crédito que me quedará cuando me fulmine lo de la PACE y una asignatura de libre elección, sugiero un coloquio donde explique y se discuta dicha tesis, o bien, un seminario a los de primero para escribir más de cinco palabras juntas con sentido y sin modo abreviado tipo móvil. ¿Qué te parece?


Go Johnny go, go Johnny B Goode

agosto 1, 2006

¿Quién no ha escuchado al menos una vez la famosa canción de Chuck Berry? Se hablaba de un Johnny pobre que soñaba mientras dormía a la orilla del Louisiana con tocar la guitarra como los ángeles y hacerse famoso. Hay muchos Johnny’s, quiero hablarles de uno, de otro chico de la profunda, putera y melancólica Nueva Orleans, que un día cogió su fúsil y su vida cambió para siempre.

Antes de que youtube retire el video por derechos y todo eso, disfrutar de la humanidad, aunque siempre tendréis la posibilidad de bajároslo de aquí y para saber el final, tendréis que conseguir el film por las vías que cada uno tenga a su buen o mal alcance. Johnny cogió su fúsil es una novela que posteriormente el mismo escritor se encargo de transformar en guión y dirigir, al ver como Buñuel rechazaba dirigirla. Narra la historia de un soldado, un soldado voluntario, porque en aquellos tiempos más que ahora, cuando sonaba corneta ibas de cabeza y no cabía el preguntarse porque sí, te llamaba tu país, ¿Qué cosa hay más importante que esa?, un soldado que lucho en la primera guerra mundial. Casualmente, cosas que tienen las guerras, le estalló una bomba a dos metros, y maliciosamente no se murió, así que decidieron mantenerlo con vida. Esta es la historia de la película, la atormentada vida de un tronco humano con medio cerebro y sin rostro que vive gracias a la buena fe del estudio y el avance científico-militar. Divagando y confundiendo los sueños con la realidad, solo teniendo el recuerdo del pasado como presente, sin noción del tiempo ni del dolor y con la terrible certeza de haber descubierto en que le han convertido.

Se le puede escuchar decir en la parte del video, “Que se me introduzca en una vitrina de vidrio… y se me lleve dónde la gente se divierta, y se gaste la pasta. En las playas, en las ferias, y en las fiestas de caridad. Anormales hay de todos los colores. Pero no eran monstruos. Habían nacido así, como Dios los había hecho. Pero a mí la gente me ha hecho así. Tú, yo, y la vecina. Un sagrado trabajo que ha costado una pasta. Que se me anuncie como el único trozo de carne que habla. Y si eso no los atrae… que se haga de mí el último hombre… a quien se le dijo que el ejército forja a los hombres. ¡Reclutan, muchachos! Bajo cualquier bandera. Todos tienen necesidad de soldados y el ejercito forja hombres.” Por muchos monstruos que la naturaleza genere, el mayor de todos siempre lo creara el propio hombre, con esa enorme necesidad de ser superior. En ocasiones resulta asfixiante el largometraje, la angustia, la nausea que produce el trato… sin lugar a dudas una de las mejores películas que he visto hasta ahora.

Al finalizar, se puede leer “Dulce et decorum est pro patria mori”, dulce y decoroso es morir por la patria… go, go Jhonny go, go…

Actualización: Gracias a Blogdecine he decubierto esta Web, donde teoricamente permiten poner trozos de peliculas, aquí teneis otra opción para verlo.

Actualización 2: Como era previsible youtube ha mandado a freir patatas el video… en DAVE TV (enlace de actualización 1) parece ser no son tan toca cojones y aún lo mantienen.


V

abril 10, 2006

La verdad no sabía sobre que escribir, no me hacía tilín absolutamente nada, ni el adiós de Bono, ni el descubrir sobre de qué tratará la última película de Bigas Luna, ni nada de nada… fíjense si es grave la cosa que ni siquiera me motiva escribir sobre esa publicidad de “clar com l’aigua”.

Antes de nada un par de notas, sobre lo de Bono manda huevos… un hombre como él, que va a todas partes con eso de “todo por la patria”, la cabra y demás monserga de cateto cerrado se va de su cargo, deja de servir a su país por motivos personales, que tonterías son esas, poca credibilidad le otorgo yo ese hombre después de tal incoherencia. O se es una cosa u otra pero no queramos ser las dos… se imaginan a los soldados abandonando a mitad de guerra por “motivos personales”… se tenía que haber pensado dos veces antes de decir todas esas majaderías de patriota testosteroneado. El otro apunte es sobre “la Juani”, así se llamará la última película que aun esta en fase de rodaje del director de Bigas Lunas, que le da otra vez más retratar la España de extrarradio – como él bien califica – mostrando en este caso, por la gran pantalla, todas aquellas virtudes de la cultura de ser el más fuerte al compás de pumba-pumba.

Pero yo quería hablarles de “V for vendetta” película recientemente estrenada en los cines y que recomiendo verla. Por que es una gran película, habla dentro de un entorno futurista de temas muy del presente; el miedo como forma de poder, la auto-sodomización a cambio de tener un aparente mundo perfecto en que reina la libertad duradera, el borreguismo al no plantearse nada por si mismo, la alternativa inalcanzable de la anarquía, la violencia como herramienta de supervivencia, el rebelarse contra el fuerte aun sabiendo de que se va a perder, un mundo sin buenos ni malos…

Todo eso es “V for vendetta” basada en un comic de notorio fondo anarquista se ensalza en la figura de un justiciero un tanto singular. Que no lucha por el bien, que tiene rencor y odio, que es capaz de matar a “inocentes” para llegar a su fin, que tiene miedos, que es malvado y nada políticamente correcto. Esté lucha por derrocar a un poder, que da virtud de que todos tienen que ser iguales, que lo quiere todo bajo su control y que no duda en atentar contra parte de sus compatriotas para que sobrevivan los “elegidos”. Recuerda por momentos a 1984, con la diferencia de qué aquí si existe la figura del rebelde, que se enfrenta al gigante a sabiendas de cual va a ser su final.

Si además de todo esto le añadimos una fotografía genial, una banda sonora… deliciosa y un reparto más que correcto tenemos un film diferente, que se aleja de la típica “made in America”, que no le tiembla el pulso al señalar con el dedo a los culpables en cada momento, que muestra todo lo mejor y peor del ser humano en una misma figura – la de “V” – y en la que en todo momento te mantiene en tensión con giros arguméntales sobresalientes. En definitiva una película que no solo sirve para entretener sino que sirve para hacer pensar. Como dice “V”: “I don’t see reason the gunpowder, the treason, to ever be forgot”.