Sobre machismo – feminismo y el peganiñas

octubre 31, 2007

Quien me sigue por éste blog con mayor o menor asiduidad, me conoce poco, cada vez menos -me decía Johnymepeino – escribo cosas sobre mí. Y eso que antes tampoco es que contará mi vida. Pero una de las pocas cosas que se puede saber de mí por el viejo Incertain1984 es que leo a Reverte. Casualidades desde hace dos meses me salto sus columnas, recuerden la anterior entrada para saber el porqué. Pero hoy buscaba cositas para escribir. Tenía algo bonito y apetitoso sobre Canal9 y su extraña relación con la Universidad Cardenal Herrera (CEU), y ya tenía incluso todo preparado para escribirlo, pero he leído cosas… hoy, ayer, ¿Saben de esas pequeñas noticias que una sola como mucho haces una mueca pero todas seguidas te hinchan los cojones? Pues de esas.

Leo que el chimpancé del tren de Barcelona, el hijo de Copito de nieve, tiene el color de piel que su papa, blanco. Pues el peganiñas busca curro. Miren que tierno, el chaval se quiere reformar, asentar la cabeza. Que ya esta bien de ir pegando niñas le habrán dicho, por que este individuo no piensa. Al final parece ser que lo pegar patadas en la boca a niñas saldrá barato. Dentro de un mes, cuando ya nadie se acuerde de él, aparecerá como colaborador en algún programa de la tarde.

Volviendo a Reverte, leo que le han dado el premio de El alacrán, por machista, el colectivo feminista vigués. Como decía desde hace casi dos meses no le leo pero sé su forma de escribir. Y hay que ser gilipollas perdido para tomarse lo que dice él al pie de la letra o de forma a la tremenda. Si no recuerdo mal uno de los artículos por el que tanto le tachan de machista es aquel en el que venia decir que a las mujeres bajitas les queda de culo el pantalón pirata y si están con muchos kilos de más les queda de culo un top enseñando el ombligo y enseñando por los laterales sus ricos michelines. Por que una cosa es ir a la última y otra es vestirse con la inteligencia de un primate. Y si eso es ser machista, yo también lo soy. Lo más gracioso de toda la noticia es la otra parte. El premio Alecrín se lo han otorgado a Carl Djerassi, el creador de la píldora anticonceptiva.

La píldora cómo tal, no es mala, no se piensen ahora que me he vuelto reaccionario, pero la verdad que no entiendo por que le dan el premio teniendo a Muriel Bonnet. Primer punto que para las feministas de pro es muy importante: ella es francesa, él estadounidense. Segundo, ella es mujer, el es hombre y repito estadounidense. Tercer punto ella es feminista, él… es estadounidense. Y sobretodo cuarto punto, la pajarraca gabacha que es escritora dice el no va más:

El parto es un acto violento, pero no tiene por qué ser doloroso, aseguró la escritora francesa Muriel Bonnet, quien opinó que el dolor es consecuencia de la actual “cultura del miedo” impuesta por el hombre.

¡Ole tus ovarios! Muchos le reirán la gracia pero si un escritor, llamémosle maliciosamente Reverte dice algo del tipo:

La próstata es producto de varias felaciones mal realizadas por parte de la mujer.

Se monta un cisco que a Reverte le envían a la luna.